viernes, 1 de septiembre de 2006

Episodio XXXIV

Título: N/A

Tamaño: 5'85

Dedicado a: N/A

Episodio XXXIV

F

idel continuaba haciendo frente a Jezabel en espera de sus compañeros, que se acercaban desde varias direcciones.

“Primero acabaré contigo – dijo Fidel – y después iré a por Mesa”.

Fidel continuaba atacando sin éxito, ya que todos sus golpes eran evitados sin esfuerzo por la teniente, quien empezaba a cansarse de ofensivas inútiles.

“Ya estoy harta de jugar contigo”.

La espada de Fidel se acercaba de nuevo a ella, esta vez, en vez de esquivarla, la sujetó con la mano, impidiendo su avance. Un forcejeo se creó en ese momento y Fidel realizaba auténticos esfuerzos para clavar su espada en su contrincante, a la cual no parecía costarle nada mantenerle a raya.

“Déjalo, tus esfuerzos son inútiles”.

“Jamás, ya te he dicho que te eliminaría”.

“Como quieras”.

Sin dejar de sujetar su espada, Jezabel agarró la suya y asestó un corte diagonal a Fidel cruzando todo su pecho, quien, después de dar un grito, se precipitó dejando una estela de sangre en el aire hasta que cayó al suelo y perdió el conocimiento.

“Te lo había advertido, vigila mejor tus espaldas en el futuro”.

“Quizá seas tú quien tenga que vigilar la suya” dijo una voz.

Una lanza de hielo se aproximaba a Jezabel desde su espalda a toda velocidad. Se giró y rápidamente lanzó una onda de energía que la destruyó a pocos metros de impactar contra ella.

“Maldición, ¿quién ha sido? Se lo haré pagar muy caro”.

Reik apareció volando, desenvainó su espada y se dispuso a atacar a su adversario.

“He sido yo - dijo lanzándose contra ella - ¿algún problema?”.

Jezabel esquivó el ataque, se alejó unos metros y después observó a Reik sorprendida.

“Tú... Es imposible, yo había acabado contigo, deberías estar muerto”.

“Ya ves, no es tan fácil acabar conmigo”.

“Bueno, da igual cuantas veces reaparezcas, te derrotaré una y otra vez hasta que dejes de hacerlo”.

“¡Tendrás que acabar con nosotros también!” exclamó una voz.

Una llamarada apareció ante Jezabel, quien se cubrió al no poder evitarla. Cuando el fuego desapareció, pudo observar a Arturo y a Jonyo delante de sus narices junto a Reik.

“Sois vosotros, ¿también continuáis queriendo enfrentaros a mí?”.

Mientras nos quede un atisbo de vida, seguiremos intentándolo hasta lograrlo” dijo Jonyo y chasqueó los dedos.

El cielo se nubló por unos instantes y varios rayos se precipitaron contra la teniente, al cual los esquivó con unos rápido movimientos.

“Hará falta algo más que unos rayitos para que acabes conmigo”.

“¡¿Y qué tal está esto?!” exclamó una voz.

“Algo se acerca – dijo Jezabel mirando a su alrededor – pero no veo nada”.

De repente notó un pinchazo en el estómago, se observó y vio una rosa clavada en él.

“Ni la he visto venir” dijo ella.

Gabriel apareció volando completamente recuperado y se colocó junto al resto de caballeros.

“Te presento mi rosa transparente, es invisible hasta que impacta en su objetivo. Es la rosa más débil que tengo, pero la más certera y precisa”.

“¡Tú! – dijo ella arrancándose la rosa del estómago - ¿cómo es posible que estés aquí? Te había dejado fuera de combate y además tenías una rodilla rota. Es imposible recuperarse tan pronto”.

“Nosotros tampoco seremos vencidos tan fácilmente” dijo Gabriel.

Jose y Norris se encontraban sobre la superficie de combate, la cual estaba ya bastante dañada, observando la situación sir perder detalle, cuando Eddy se les acercó.

“¿Cómo van las cosas?” preguntó Eddy.

“Ah, Eddy, eres tú – dijo Norris al verle – celebro que ya te encuentres bien. Si los caballeros son derrotados, cualquier ayuda será poca”.

“Confiemos en ellos – dijo Jose – aún no han perdido”.

La teniente se encontraba en el aire rodeada de todos sus enemigos, que estaban dispuestos a todo.

“Como ya he dicho antes, no importa cuantas veces resucitéis, os destruiré las veces que haga falta hasta que no quede nada de vosotros”.

Jezabel se lanzó contra Reik, lanzándole un puñetazo que él consiguió bloquear con el brazo, pero el golpe tenía tanta fuerza, que no pudo evitar retroceder. Acto seguido le dio una patada en la cabeza derribándolo. Reik se precipitó hacia el suelo, pero logró recuperar el control durante la caída y aterrizó bien para inmediatamente lanzarse de nuevo al ataque.

Una vez atacó a Reik, el resto de caballeros se lanzaron contra ella, atacándola desde todas direcciones.

“Parad, estoy harta de vuestros inútiles ataques” dijo mientras evitaba sus golpes.

En su defecto, los caballeros intensificaron sus ataques tras escuchar aquel comentario, añadiendo que Reik regresó volando y se unió también a la ofensiva.

“¿No me habéis oído? He dicho que paréis” dijo de nuevo y dio una patada a Jonyo derribándolo.

Jonyo comenzó a caer hacia el suelo, pero rápidamente recuperó el control y volvió a la carga, momento en el que todos intensificaron aún más sus golpes.

“¡¡Parad de una vez!!” gritó ella.

Tensó todos sus músculos y liberó una gran cantidad de energía creando una onda expansiva que derribó a todos los caballeros de un soplo, los cuales lograron mantenerse en el aire después de descender varios metros dando vueltas.

“Acabaré con esto de una vez”.

Jezabel extendió los brazos en dirección al suelo, abrió las palmas de sus manos y comenzó a cargar dos ondas de energía.

“Lo siento, pero me he aburrido de jugar con vosotros”.

Las ondas crecieron por segundos hasta alcanzar un tamaños dos veces superior a la palma de la mano de su ejecutora.

“Destruiré toda la plaza de un golpe. No quedará nada de vosostros”.

“Como nos lance eso, nos convertiremos en ceniza” dijo Arturo.

“No tenemos medios para evitarlo ni devolverlo” dijo Reik.

“Hay que hacer algo” pensó Peter.

“Desapareced junto a vuestra amada ciudad” dijo ella y lanzó las ondas.

Todos los que estaban en la plaza se cubrieron echándose los brazos por encima de la cabeza. Sin embargo, para sorpresa de todos, cuando las ondas se separaron unos pocos metros de quien las lanzaba, explotaron en el aire creando una explosión que se tragó a la teniente, quien se cubrió rápidamente al verla venir.

Cuando la explosión desapareció una estela de humo cubrió el cielo durante otro rato, momento que los caballeros aprovecharon para regresar a tierra, donde se encontraba Peter.

Al disiparse todos pudieron observar a la teniente, que aún se cubría, Le faltaban varios trozos de ropa que el fuego había arrancado y pequeños hilos de humo emergían de distintas partes de su cuerpo. Después de estar unos segundos quieta en el aire retiró los brazos se su rostro y miró hacia abajo enfurecida.

“¿Quién se ha atrevido a hacerme esto?” dijo con firmeza.

"He sido yo - dijo Peter - coloqué una barrera a tu alrededor que provocó la explosión de tus ondas, pero también destruyó mi barrera. Que iluso he sido, mi objetivo era contener la explosión dentro de la barrera y así provocar tu destrucción, pero ha resultado todo un rotundo fracaso. Además he gastado toda mi energía, estamos acabados".

“Admiro tu valor al dar la cara, pero tu intento te costará la vida”.

"Si has sido tú - dijo Arturo - ¿para qué se lo dices? Ahora intentará un ataque aún más potente".

"En realidad no he fallado, era mentira - dijo a los caballeros en voz baja - la barrera ha cumplido su objetivo. Además, yo no tengo poder para hacer lo que he dicho".

"¿Objetivo? ¿De que hablas?" preguntó Jonyo.

"Exactamente - la barrera estaba pensada para romperse cuando las ondas impactaran contra ella. Si hubiese intentado lo que he dicho, hubiera utilizado tal cantidad de energía que ahora estaría muerto y no podría curar vuestras heridas. Además, no habría conseguido matarla. Lo que yo pretendía con esto era otra cosa".

"¿De qué se trata?" preguntó Gabriel.

"Puede que no lo recordéis, pero hace un rato Norris consiguió rozarla con un cuchillo, pues, desde entonces, la herida está sangrando. Fijaos en ella, está bastante dañada para haber recibido una simple explosión. Puede que sea muy rápida y fuerte, pero su cuerpo no tiene demasiada resistencia, si logramos golpearla de lleno, la derrotaremos, pero para eso haría falta inmovilizarla".

"Es muy fácil decirlo - dijo Jonyo - pero nosotros aún no hemos conseguido tocarla".

"Si Norris ha podido, vosotros podéis. Es algo más joven que los adversarios que hemos tenido hasta ahora, eso explicaría que no sea demasiado difícil sorprenderla, debe de faltarle experiencia".

"Habrá que intentarlo" dijo Reik.

La teniente continuaba en el aire escogiendo su próximo ataque.

"Os había ofrecido una muerte rápida, pero la habéis rechazado, así que supongo que querréis una lenta y dolorosa, ahí la tenéis".

Agarró su labio inferior con los dedos índice y pulgar y comenzó a emitir un extraño silbido. El ruido vino acompañado de un temblor de tierra que estremeció a todos los presentes. Todo el mundo se tapó los oídos con fuerza al comenzar aquella insoportable melodía.

"¿Qué demonios es esta melodía?" dijo Reik.

"Me taladra el cerebro" dijo Jonyo.

"No soy capaz de moverme con este ruido infernal" dijo Gabriel.

El sonido se hacía cada vez más intenso y llegaba cada vez más lejos. Según avanzaba, el suelo y los edificios que alcanzaba sufría grietas que iban aumentando paulatinamente.

"Está destruyendo todo a su alrededor. Si no lo detenemos rápido, todos los edificios serán derrumbados" dijo Arturo.

"¡No si estoy yo aquí para impedirlo!" exclamó una voz.

"¿Quién ha dicho eso?" preguntó Peter.

Kevin apareció corriendo, con su tridente en la mano, lo alzó y lo transformó en la guadaña. Llegó hasta donde se encontraban Jose, Norris y Eddy y desde allí lanzó el filo de la guadaña contra la teniente, quien estaba disfrutando tanto con su ataque y produciendo tanto ruido no se percató de que lo venía hacia ella. Su cuerpo fue enrollado con la cadena de Kevin desde los pies hasta el cuello, quedando el filo de la guadaña roznado con su yugular e impidiendo su silbido.

La calma regresó, los edificios dejaron de agrietarse y poco a poco la gente fue destapándose los oídos al notar que aquella insufrible melodía había desaparecido.

"Rápido caballeros, ¡atacad!" exclamó Kevin.

La teniente se enfureció aún más y probó a liberarse por la fuerza sin éxito.

"No te esfuerces, esa cadena es de indestructible titanio".

"Cuando me libré de esta cadena serás el primero en morir" gritó ella mientras intentaba soltarse.

"Por mucho que diga - pensó Kevin - tarde o temprano se terminará soltando. No tengo mucho tiempo".

Jezabel aplicaba cada vez más fuerza y la cadena comenzaba a ceder.

"¿Qué estáis haciendo, caballeros? No tengo todo el día, ¡atacad de una vez!".

"¡Es nuestra oportunidad!" exclamó Arturo.

"No realicéis un ataque demasiado fuerte, utilizad sólo la energía necesaria - aconsejó Peter - recordad que después tendremos que enfrentarnos contra Mesa, y posiblemente también a Super Suso".

Los caballeros comenzaron a condensar su energía y una leve aura blanca se creó alrededor de cada uno de ellos.

"Yo estableceré la dirección del ataque - dijo Gabriel y lanzó una rosa - apuntad a ella".

Burning Attack!" exclamó Arturo.

Lighthing Attack!" exclamó Jonyo.

Freezing Attack!" exclamó Reik.

Un potente disparo de fuego, otro de rayos y otro de hielo partieron en la misma dirección hasta juntarse creando una espiral con estos tres elementos.

"Ahora es mi turno - dijo Gabriel - energizaré el ataque para que impacte contra el objetivo en vez de arrasarlo".

Lanzó una onda de energía que chocó contra la espiral dotándola de mayor fuerza y velocidad. Avanzaba ferozmente hacia su objetivo, quien intentaba liberarse para evitar el golpe.

"Tengo que liberarme - pensó ella - esos estúpidos no pueden vencerme".

La espiral continuó avanzando hacia Jezabel sin que nada lo impidiese hasta impactar finalmente contra ella, creando una enorme explosión que estuvo acompañada por gritos de júbilo de todos los presentes en la plaza.



PD: A partir de ahora los ataques en inglés no serán traducidos puesto que creo firmemente que todos tenemos un nivel suficiente como para entenderlos.
Ánimo a todos aquellos que tienen exámenes de Septiembre

8 comentarios:

Dani dijo...

UUUOOO un ataque triple!!! algo tendra q hacerla digo yo, jejeje, muxas acias x los animos!!! spero q salga el proximo rapido

Suso dijo...

a tao bien aunke sa kedao korto enga sige ay escribiendo y gracias por lo de septiembre ke o necesitare ale saluditos hermano

Anónimo dijo...

Ha estado bastante bien el capitulo,haber que pasa en el siguiente y si por fin se podra derrotar a la teniente de una vez y asi vayan a la isla donde luchan mesa y super suso.
Un saludo a todos.(Jon).

Snake281 dijo...

wenas,a molao lo del atake silvido d la teniente,eso lo ace ella mucho,jejejeje,es caracteristico.no a tao mal el capitulo,a ver si terminan ya del to con la teniente y vuelves con lo de mesa y suso,q mola.weno saludos,y gracias x todas tus felicitaciones ruben.

Dani_Rhoads dijo...

Vaya vaya, parece que por fin van a acabar con la teniente (o no?). Buen capítulo, aunque la verdad esque se hacen cortos jeje. Venga, sigue así. Byez

Mana_Rubén dijo...

Quien eres, usuario anónimo??? Para tu pregunta, la saga de Petoria terminará en el ep XXXVII pero aún tiene reservadas un par de sorpresas,jejeje (spoiler) x cierto el ep XXXV sale hoy en cuanto lo acabe subir, Dew y gracias x leer seas quien seas.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Mana_Rubén dijo...

Artículo? Creo que has dejado comentario en la entrada equivocada, verdad? xD