martes, 21 de agosto de 2007

Episodio XIII

Título: N/A

Tamaño: 3

Dedicado a: N/A

Episodio XIII

L

os caballeros se veían impotentes ante la defensa absoluta de Snape. Todos sus esfuerzos eran del todo inútiles.

“Menudo rollo – se quejaba Mesa – tendré que aguantar durante una semana que ese payaso me restriegue que por una vez en su vida ha hecho algo bien. No entiendo como esos idiotas no son capaces de vencerle. Su defensa no es absoluta y además es muy fácil de romper”.

“Arturo, no debemos rendirnos, sigamos atacando”.

“Cierto, Jonyo, ataquemos de nuevo”.

Jonyo y Arturo intentaron un nuevo ataque a espada y de nuevo al clavarla en el cuerpo de Snape no le produjeron daño alguno. Esta vez Snape optó por golpearlos con un puñetazo en la cara, ambos fueron propulsados, Jonyo cayó al suelo y Arturo, en un intento de mantenerse en pie, clavó su espada en el suelo para apoyarse. Jonyo se levantó y probaron a atacar varias veces en los minutos siguientes, pero el resultado fue el mismo. Continuaron atacando hasta caer al suelo, exhaustos.

“¿Es qué vamos a morir aquí?” pensó Arturo.

“Bueno, dejemos ya de jugar y acabemos con esto”.

“¡Un momento!” dijo una voz.

Un joven entró por el agujero del hueco del castillo y aterrizó dando una voltereta.

Verónica recobró el sentido y aún un poco aturdida pudo observar a un joven alto, fuerte, con el cabello corto y rubio y ojos azul hielo.

“Qui..Quien eres?” preguntó ella.

El joven, que venía cansado del viaje corriendo que acababa de realizar, añadido al leve volumen con el que Verónica formuló la pregunta no la escucho y en su lugar se puso a observar la situación.

“Peter, ¿cómo te encuentras?” dijo el joven jadeando.

“Bien, mucho mejor que el castillo, jeje”.

La cabeza de Fidel asomó por el agujero por el que antes había caído, con esfuerzo consiguió subir. Estaba lleno de polvo y presentaba heridas por todo el cuerpo.

“¿Eres tú el compañero de Peter?” preguntó Fidel mientras se limpiaba un poco la ropa.

El joven miró a Fidel y asintió con la cabeza.

“Ha venido uno más – pensó Snape – es igual, la suciedad que tendré que sacudirme es la misma”.

“¿Habéis pedido ayuda? El resultado será el mismo”.

“¿Eres uno de esos payasos?” – Dijo el joven – Yo me ocuparé de acabar contigo. Permíteme que me presente, soy Reik”.

“Ten cuidado Reik, ese tipo utiliza su grasa corporal como escudo apoyándose en la flexibilidad de la misma, de manera que cualquier ataque que se le intente producir rebota contra su adversario”.

“Entonces soy la persona adecuada para derrotarle, pero necesitaré vuestra ayuda, caballeros”.

“Cuenta con nosotros” respondió Jonyo.

Los caballeros se colocaron detrás de Reik para apoyarle cuando fuera necesario.

“A mi señal atacad” ordenó Reik”.

“Entendido” respondieron conjuntamente el resto de caballeros.

La llegada de Reik atrajo el interés de Mesa por el combate, que ahora se preguntaba por el resultado de los acontecimientos.

“No sé que estúpido plan tendrás en mente, pero no te servirá de nada” advirtió Snape.

Diamond Dust1” dijo Reik.

Una brisa helada acarició a Snape consiguiendo únicamente el leve movimiento de sus cabellos.

“¿Esto es un ataque o una broma? Jajaja”.

“Je – rió Reik y después susurró para sí mismo – puta...”.

La brisa comenzó a tomar fuerza hasta convertirse en una auténtica tormenta helada y un cristal de hielo apareció en la rodilla de Snape.

“¿Qué?” se preguntó sorprendido.

El cristal de hielo comenzó a extenderse por todo su cuerpo, congeló sus dos piernas completamente, subió por su torso, congeló sus brazos y manos, congeló su cuello y en

ese momento la tormenta amainó.

“Ahora caballeros”.

Arturo, Jonyo y Verónica atacaron a Snape a espada, apuñalándolo cada uno en diferentes zonas del pecho. Atravesaron fácilmente el cristal de hielo que recubría su cuerpo y consiguieron herirle. La sangre manchó el filo de sus espadas y después goteó en el suelo.

“¿Cómo has conseguido romper mi defensa?” preguntó Snape mientras brotaba sangre de su boca.

“Muy sencillo – respondió Reik – el hecho de que haya congelado tu cuerpo por fuera no significa que no lo esté por dentro. Al contrario, el Diamond Dust congela al individuo por dentro y por fuera, lo que supone congelar también tu grasa corporal y que ésta se convierta en un elemento totalmente sólido, con lo que gana dureza y pierde la propiedad de estar en un estado intermedio entre líquido y sólido que no se puede dañar”.

Tras esta explicación, Fidel apareció por detrás de Reik blandiendo su espada.

“Esto es en venganza por el golpe que me has dado antes, ¡¡muere!!”.

Con un corte horizontal en el cuello le cortó la cabeza, rodó por el suelo un par de vueltas y quedó de cara a los caballeros, aún con vida.

“Antes de comenzar el combate se me olvidó mencionar que soy el caballero del hielo, quizá de haberlo sabido no te hubieras enfrentado a mí. Y una última cosa, lo cierto es que el ataque con el que has sido vencido era muy flojo, pero al solidificar tu grasa corporal ésta perdió también la capacidad de expandirse y contraerse a voluntad y con ella tu perdiste todo tu poder. Si hubieras tenido un cuerpo normal hubieras podido liberarte con solo hacer un poco de fuerza”.

“¿Quién me iba a decir a mí que me mataría un caballero con cara de mono? – dijo Snape – que rabia”.

“A mí no me insulta un tipo como tú – contestó Fidel – eso sería lo último” .

Con una pequeña bola de energía reventó la cabeza de Snape y éste murió por fin.

“Uf, parece que todo ha terminado” dijo Verónica.

“Exacto, todo ha terminado, para vosotros” dijo una voz.

De un pequeño salto Mesa salió de donde se encontraba y aterrizó frente a los caballeros.

“¿Quién eres?” preguntó Arturo.



Diamond Dust = Polvo de Diamantes

4 comentarios:

Dani dijo...

kiero más!!!! xDDD

R®Ss dijo...

Tio me he leido todos los episodios y han ido mejorando progresivamente y me han molao tio. Ya te dije. Me mola como haces los saltos de tiempo jejejeje ademas me recuerda el puro estilo de manga-anime jeje. Weno un saludo y recuerda... una rosa. ;-)

Iván dijo...

Ey to guapo por el mesa se enfrenta cara a cara con los caballeros bye

Álvaro dijo...

5 párrafo 1 línea: " de nuevo al cALvarla"