martes, 21 de agosto de 2007

Episodio V

Título: N/A

Tamaño: 2'1

Dedicado a: N/A

Episodio V

A

rturo salió volando del castillo sin mirar atrás en dirección hacia el Monte Paoz.

Verónica, que se había quedado en la puerta del castillo, miraba como la figura de Arturo se desvanecía en el cielo. Una vez se hubo desvanecido del todo, Verónica volvió a entrar en el castillo. Caminó unos pasos desde la entrada cuando de repente sintió una gran energía negativa que se aproximaba rápidamente. Isabel y Fidel fueron tan rápido como pudieron a reunirse con Verónica.

"¿Qué es esa energía?" preguntó Fidel.

"No tengo ni idea, pero no parecen ser amigos, y lo peor de todo es que esta vez son dos..." contestó Verónica.

"Pues avisemos a Arturo y hagámosles frente" exclamó Isabel.

"Arturo... no se encuentra en el castillo, se ha marchado a ver a Andrés para preguntarle sobre nuestros atacantes".

"¡¡¡¿¿¿Qué???!!!" gritaron conjuntamente Fidel e Isabel.

En efecto, Luigi y el Silenciador de Halitosis se acercaban a la isla volando a ras de mar a toda velocidad.

"Parece que ya nos han detectado, pero no importa, esta vez no tendrán ninguna oportunidad, los mataré a todos y le llevaré a Mesa sus cabezas para cerrarle la boca" dijo Luigi.

"Parece que falta uno -decía el Silenciador de Halitosis- percibo tres grandes energías y una muy débil, que debe ser el criado".

"No nos puede ir mejor, entonces no tendrán ninguna oportunidad Wajajajajaja".

Arturo ya divisaba el Monte Paoz a los lejos, una nube de humo cubría la mitad superior del monte, lo que indicaba que el volcán que había en él había estado activo hace poco. La gran nube de humo hizo pensar a Arturo que sería peligroso continuar volando, por lo que decidió seguir a pie desde el pie de la montaña. Cuando bajó vio a un joven de cabello corto y oscuro, ojos negros, estatura media, con una espada envainada. El joven se le acercó y le habló.

"Saludos caballero, me llamo Jonyo, soy caballero del rayo, y estoy encargado de guiar a las personas que se lo merezcan ante Andrés y también de velar por su seguridad".

"En ese caso te pido que me guíes hasta él, puesto que la nube de humo que cubre el Monte Paoz me haría imposible subir hasta arriba".

Jonyo empezó a subir el monte seguido de Arturo, después de un rato llegaron a una zona con cadáveres descompuestos tirado por todos lados.

"Son... cadáveres".

"Todos estos esqueletos tenían el mismo objetivo que tú, pero cayeron ante las almas en pena que yacen aquí, para llegar hasta Andrés deberás derrotarlos a todos y seguir adelante en línea recta".

"En... ¿línea recta? Bueno, no importa, no habrá ningún problema".

Los esqueletos cobraron vida y se lanzaron contra Arturo lanzando gritos y lamentos.

"Katon, Goukakyuu no Jutsu1".

Una gran llamarada salió de la boca de Arturo arrasando todo a su paso, tras esto, no quedo un solo esqueleto por ahí.

"Por eso... había que andar en línea recta" dijo Arturo mirando hacia el suelo.

De todo el sendero por el que caminaban, solo quedaba un estrecho camino en línea recta, el resto era una ilusión creada por los esqueletos que al haber sido destruidos, había desparecido.

"Continuemos" dijo Jonyo.

Llegaron casi al final de la montaña. Unas escaleras que se perdían en la cima eran lo único que les separaba de Andrés.

"Bueno, muchas gracias, Jonyo".

"Espera, aun hay algo que tienes que superar antes de llegar arriba - dijo Jonyo desenvainando su espada - tienes que vencerme".

En Petoria el resto de caballeros seguían decidiendo como afrontar la situación.

"Si Arturo no está - dijo Isabel - tendremos que prescindir de él".

"Pero estáis heridos, no será un combate fácil" dijo Verónica.

"Tampoco tenemos otra opción - exclamó Fidel - salgamos ahí fuera y enfrentémonos a ellos".

Salieron al jardín del castillo y en ese momento Luigi y el Silenciador de Halitosis aterrizaron en el suelo del castillo.

"Ku, ku, ku - reía Luigi - parece que esta vez no tendréis tanta suerte como hasta ahora".

"Mierda, ese Arturo - pensaba Fidel - nunca está cuando se le necesita".

Arturo desenvainó su espada después de que lo hiciera Jonyo y los dos se pusieron en posición de combate esperando a poder lanzarse al ataque.

"Si esta es única forma que tengo de llegar hasta Andrés, adelante; combatiremos".


Katon, Goukakyuu no Jutsu: Técnica de la gran bola de fuego

4 comentarios:

Dani_Rhoads dijo...

Interesante la forma en que se divide la historia... a ver como continúa ;)

Iván dijo...

En algun capitulo tienes que poner a algun rebana cabezas, por lo demás sigue asi

Juanma-kun dijo...

como molaaaaaaaa!!kiero leer cuando se pegan Jonyo y Arturooo. PD.:¿kien koño s Andrés?

Celia dijo...

kien es Andrés? me a gustado muxo , esta genial la historia , el personaje que mas me gusta es el Arturo este , lo de que hayas puesto al Mesa en la historia mola esta genial.