miércoles, 22 de agosto de 2007

Episodio XX

Título: Petoria, esa gran ciudad

Tamaño: 3'9

Dedicado a : Con este ep supero las 100 páginas del cuaderno, por lo que se lo dedico a Óscar, que vio como creaba las primeras líneas de esta historia ^^

Episodio XX

S

iguiendo las indicaciones de Kevin, los caballeros llegaron al comienzo de la avenida Freedom.

Ante sus ojos se mostraba una gran avenida con anchas aceras por las que la gente circulaba con tranquilidad, adornadas con una hilera de almendros cada una, alógenos en el suelo y cuatro carriles en cada sentidos por donde circulaban caballos, carruajes, diligencias, bicicletas...

“Es alucinante” dijo Arturo.

“¿Que ocurre? ¿Nunca habíais entrado en la ciudad? – preguntó Peter - Pero si vivís a pocos kilómetros”.

“Ya, - respondió Fidel – pero como es David quien nos realiza todas las compras, es él quien viene, por lo tanto nosotros nunca hemos tenido necesidad de hacerlo”.

“Bueno, pues ahora tendréis la oportunidad de conocer la ciudad de mi mano” dijo Peter.

“Ni siquiera se ve el final” dijo Jonyo.

“Tardaremos un par de horas en atravesarla” dijo Peter.

“Uf” dijeron los caballeros y una expresión de cansancio se mostró en sus rostros.

“No os preocupéis, andaremos un rato y después pararemos para comer, aquí hay restaurantes típicos de cualquier parte del mundo”.

“¿Y se supone que otra avenida tan larga como ésta?” preguntó Gabriel.

“Otra no, otras tres, Petoria es atravesada de norte a sur por la avenida Freedom, que es donde nos encontramos, después tenemos la avenida Justice, que atraviesa la ciudad de este a oeste, la avenida Wisdom, que la cruza de noreste a suroeste y por último la avenida Courage, que va de noroeste a sureste, todas ellas se cruzan en una plaza que está justo en el centro de la misma, es nuestro kilómetro cero, la plaza Seimei1”.

“Espero que no tengamos que atravesar todas ellas” dijo Jonyo

“Venga, no seáis vagos” dijo Arturo.

“Ey, no te quejes tanto, cuando hemos llegado a la avenida y has visto su longitud, tu has sido el primero que ha puesto cara de cansancio” acusó Fidel.

“Bueno, yo...” dijo Arturo.

“Vamos, tenemos que atravesarla todos, así que cuanto antes empecemos, antes acabamos” dijo Gabriel empujando amablemente a los demás.

Caminaron durante un rato y Peter observó que Gabriel analizaba cada palmo de la ciudad.

“¿Ocurre algo, Gabriel?”.

“Me preguntaba, ¿cómo en una ciudad como ésta, tan grande y tan bien organizada, la gente se mueve en caballos y bicicletas en vez de en automóviles?”.

“Buena observación. Verás, en un principio esta ciudad se movía como ves ahora, pero cuando se comenzaron a fabricar los primeros vehículos que utilizaban combustibles fósiles para lograr su locomoción, a parte de que causaban una gran contaminación, eran muy caros y para rematar se agotarían en un par de siglos, por lo tanto, el presidente Griffin de entonces promulgó una ley en contra de su comercialización en toda la isla. Esto enfadó mucho al pueblo, pues lo consideró como si la ciudad se quedase atrás frente al resto de pueblos del mundo, fue el único presidente en toda la historia de Petoria que tuvo un conflicto con los ciudadanos, lo que le llevó a una eterna mala relación con ellos, y para ganarse su confianza de nuevo invirtió una gran cantidad de capital en obras públicas creando así las cuatro avenidas de Petoria y la plaza central. Con esta gran remodelación de la ciudad consiguió calmar al pueblo, pero la relaciones siguieron con algo de tensión hasta el final de su mandato. Cuando se agotaron los combustibles fósiles las potencias internaciones se vieron obligadas a desarrollar energías renovables y fue entonces cuando se instalaron en la ciudad cosas como los alógenos que ves en el suelo al margen de la acera, que funcionan por energía solar, y otras muchas infraestructuras más. En el caso de los medios de transporte, como habían pasado varios siglos, la gente ya se había habituado a moverse de esta forma de manera que para no meterse en nuevos gastos inútiles continuaron moviéndose así hasta nuestros días convirtiéndolo en parte del encanto de la ciudad”.

“Interesante”.

“Joder, cuando Gabriel se pone a preguntar no para – dijo Reik – yo me voy a echar un cigarro”.

“Se podría decir que esta ciudad es como vosotros, podríais utilizar pistolas, bazokas, granadas, bombas, ametralladoras e incluso armas de destrucción masiva, pero en vez de eso utilizáis la espada” comentó Peter.

“Bueno, pero a eso te puedo contestar – dijo Gabriel – a parte de que utilizar esas armas es muy caro y no tenemos demasiado presupuesto, luchar a espada es mucho más noble y limpio que cualquiera de las armas que has nombrado antes, en un combate a espada estás frente a tu rival, le ves cara a cara, le estudias, te estudia, le hieres, te hiere, ambos vamos viviendo cada segundo de la batalla, sabiendo que si alguno de los dos da un paso en falso muere, no se puede comparar con pegarle un tiro a alguien o hacerle estallar y que ni se entere”.

“No te falta razón”.

“Tengo otra pregunta, Peter, ¿a la arquitectura le ocurre lo mismo que a los medios de transporte?”.

“Exacto, como puedes observar, todos los edificios son de la edad moderna. A partir de la edad contemporánea se utilizaban materiales mucho más dañinos contra el medio ambiente y, mucho más feos, por lo menos para mi gusto”.

“Coincido contigo, Peter”.

Siguieron caminando y al cabo de una hora llegaron a la plaza Seimei.

“Menuda plaza” dijo Fidel.

Una enorme plaza llena de gente con comercios ambulantes por todas partes, tiendas en los límites, dos salidas para cada avenida de Petoria y una estatua de bronce de un hombre a caballo con una pata levantada, rodeado por una fuente estaba ante ellos.

“¿Quién es el hombre de la estatua?” preguntó Gabriel.

“Es el presidente del que os he hablado antes, que, como al final consiguió reconciliarse con el pueblo, hicieron esa estatua en su honor”.

“Tendría que haberme traído la cámara de fotos”.

“Bueno, estaréis algo cansados de andar y de oírme hablar, así que como en esta plaza hay todo tipo de establecimientos, os invito a comer, ¿qué os apetece?”.

“Un chuletón” dijo Fidel.

“Arroz con pollo” dijo Jonyo.

“Sushi” dijo Reik.

“Pasta” dijo Arturo.

“Pulpo” dijo Gabriel.

“Me pedís cosas de diferentes partes del mundo, así que sólo podemos ir a un sitio, al restaurante intercontinental de Petoria”.

“Pues vamos” dijo Reik.

A pocos metros de allí, Kevin les seguía de cerca pasando inadvertido.

“No me fío de vosotros – pensó – seguro q habéis engañado al Sr. Grffin”.

No muy lejos de allí, el ladrón continuaba siguiendo al joven del colgante.

“Este chaval no se cansa de andar, debe de estar pensando en sus cosas y se ha olvidado de la hora que es”.

Al poco tiempo, el joven se detuvo delante de una taberna, y tras dudar durante un momento, entró.

“Ya era hora” pensó el ladrón.

Entró también en la taberna, observó que el joven se había situado en la barra y él se colocó en una de las mesas más próximas.

“Genial, si se emborracha, no tendré problema alguno para lograr mi objetivo”.

Un barman alto, de gran envergadura, de cabellos negros, cortos y algo ondulados, ojos oscuros y cara de pocos amigos servía las bebidas detrás de la barra. Cuando vio al joven se le acercó.

“¿Qué, lo de siempre?” preguntó el barman.

“Sí”.

“Marchando”.

Después de servirle, se dirigió al ladrón para tomarle nota.

“¿Qué va a tomar?”.

“Ron, y deje aquí la botella”.

El barman, aunque algo sorprendido por aquella respuesta, fue a la barra, cogió una botella de ron y un vaso, lo dejó en la mesa y se marchó. El ladrón se sirvió una copa y bebió un trago.

“Ahora sólo queda esperar”.

En medio del cielo, un helicóptero volaba a poca velocidad, pilotado por la teniente.

“Que coñazo esto de ir volando, así tardaré en llegar un buen rato. Como mejor se va a los sitios es corriendo”.


Seimei = Vida, un curioso nombre para la plaza, como comprobaréis más adelante.

5 comentarios:

Iván dijo...

Hey no sere yo el barman no ??????? jejjejejejejeje bueno lo malo esq nadie se ha pegado q decepcion

Raiden9339 dijo...

e tio muchisimas gracias por dedicarme el episodio.Cada episodio es mejor que el anterior,estas mejorando mazo.Vas azkiriendo mas vocavulario para las historias.Da gusto leerlo tio.lo explicas todo de puta madre.Y estos capitulos estan muy bien por que asi se kita un poco la rutina de tanta violencia,y asi tambien ay algo de explicación del entorno(para meternos mas en la historia)y conversación.weno que ta genial este capitulo.por cierto,mola tu forma de introducir el mundo antiguo en una sociedad moderna.Es interesante la mezcla,por que las cosas de los dos molan y esta bien que alla de todo.

Dani_______MiG dijo...

Como dice Oscar, cada vez los haces mejores. Pero usa un poco de humor negro que eso quedaría bien... o no.. jajaja. Dew

Jon dijo...

Jejejejeje yo hoy he comido arroz con pollo y estaba de weno, creo que en este capitulo te ha faltado hablar del mesa y de su busqueda de los caballeros, el medallon ese del xaval me da que pensar porque tanto revuelo sobre el creo que es posible que sea mas valioso de lo que se cree o quizas me equivoque
Saludos a todos

R®Ss dijo...

Jajajajaja, joder tio el puto Gabriel :D xDDDDD Como pregunta el jodido, si le conociese... JAJAJAJAJJAJAJAJAJAJA ;-)