miércoles, 22 de agosto de 2007

Episodio XXIX

Fecha de Publicación original: 10 de Julio de 2006

Aprovecho para comentar que hoy hago un año con mi pareja, espero cumplir muchos más y que sean tan intensos como éste ^^

Título: La Final, Jonyo vs Eddy

Tamaño: 5'85

Dedicado a: N/A

Episodio XXIX

A

brumado por los incontables gritos y alabanzas dedicados a su adversario, Fidel regresaba a su zona de descanso, cabizbajo, despacio, en silencio y con la mirada perdida.

“Eh – dijo Reik en tono despectivo – creo que deberías dejar de viajar con nosotros, si lo haces podrías lastimarte y no queremos que te ocurra nada, de todas formas, ¿qué se puede esperar de alguien que ha perdido contra un simple ciudadano?”

“¡Dime eso en la calle!” exclamó Fidel enfurecido.

“¡Ya estamos en la calle!” replicó Reik.

“¡Serás...!” gritó Fidel y se lanzó contra Reik.

“¡¡Parad los dos!!” exclamó Peter.

Fidel se detuvo en seco al escuchar el grito y ambos se giraron hacia Peter.

“No estamos aquí para pelearnos entre nosotros, recordad nuestro objetivo, si alguno tiene algún problema o resentimiento, que lo canalice contra el enemigo”.

Tras escuchar estas palabras, Fidel se calmó y miró a Reik fríamente.

“Entrenaré duro, me haré más fuerte, te superaré y te derrotaré a ti también” dijo con voz serena y fue a sentarse para ver el combate algo más alejado de los demás.

“Te espero sentado” dijo Reik y encendió un cigarro para calmarse.

“¿No crees que te has pasado?” susurró Gabriel.

“No – respondió Reik con determinación – tiene que aprender que en el mundo siempre hay alguien mejor que uno mismo, ha de madurar, ya no es un crío para ir pavoneándose de esa forma. Si esto le sirve para aprender y mejorar, habrá merecido la pena”.

“Jonyo – dijo Arturo - ¿no esperabas tan ansioso tu oportunidad de combatir? Pues entonces, ¿qué haces que no has subido al ring todavía? Te están esperando”.

“¡Aiba! Gracias, me había quedado escuchando la conversación” dijo Jonyo y subió las escaleras.

“Parece que la puntualidad no es lo vuestro” dijo Eddy una vez tuvo a Jonyo enfrente.

“Lamento el retraso, y muy pronto tú lamentarás el haberte enfrentado a mí” dijo Jonyo colocándose en posición.

“Interesante” dijo Eddy y se colocó también.

“Los participantes están preparados, ¡que de comienzo la gran final!” se escuchó por megafonía.

El público comenzó a aplaudir con todas sus fuerzas. Los participantes estuvieron quietos unos segundos hasta que por fin, Eddy comenzó su ofensiva con un gran salto con el que se acercó a su oponente. Aterrizó apoyándose con las manos en el suelo y, de esta forma, quedaban las piernas en el aire, por lo que giró sobre sí mismo y golpeó a Jonyo varias patadas en la cara. La primera impactó con fuerza, dado el factor sorpresa de un ataque así. Inmediatamente, Jonyo se cubrió con el brazo y bloqueó las patadas restantes. Aprovechando la postura de su adversario, Jonyo golpeó a Eddy con una fuerte patada en el estómago, enviándolo a varios metros de distancia terminando tumbado boca arriba. Sin perder un segundo, Jonyo saltó sobre su adversario, alzó el puño y lo envió directo al rostro de Eddy, éste lo esquivó moviendo la cabeza y el puñetazo impactó contra el suelo provocando un pequeño agujero. Después de eso, los dos se alejaron rápidamente el uno del otro y retornaron a su posición inicial.

“No lo hacen nada mal” dijo Suso.

“No está mal” dijo Mesa.

“Dale duro” dijo Reik.

Jonyo comenzó una nueva ofensiva siendo su primer ataque una patada contra su adversario, éste se echó hacia atrás y le agarró la pierna con las dos manos.

“Ya eres mío” dijo Eddy.

Dobló el tronco hacia atrás hasta tal punto que sus cabellos llegaron a rozar con el suelo. Teniendo a su adversario agarrado por la pierna, lo levantó e hizo que su cuerpo impactara contra el suelo de espaldas. Rápidamente soltó la pierna, saltó, dio una voltereta hacia atrás en el aire y para aterrizar estiró una pierna con el fin de pisar la cabeza de su adversario con la velocidad de la caída. Jonyo vio la suela del zapato de su contrincante acercándose peligrosamente y movió la cabeza para evitar el golpe. De nuevo, un pequeño agujero se creó en la superficie de combate. Instantáneamente, los dos se separaron de nuevo.

“Es bueno – pensó Eddy – pero no es capaz de rechazar por completo mis ataques porque no está acostumbrado a ver mi estilo de lucha. Vale, me aprovecharé de ello”.

Eddy comenzó a acercarse a Jonyo, esta vez, dando volteretas laterales.

“Ya viene otra vez haciendo acrobacias – pensó Jonyo – así no hay manera de saber por donde va a atacar”.

Eddy continuaba acercándose inexorablemente a su adversario.

“Veamos, he de usar la cabeza, según las volteretas que ha dado hasta ahora, la distancia que recorre con cada una y con el conjunto de todas, y contando que una voltereta cualquiera consta en realidad de dos medias volteretas, ya que debes apoyar manos y pies en el suelo de forma alternada, calculo que cuando llegue aquí le tocará apoyar con los pies, por lo que tendrá que atacarme con los puños, estaré preparado”.

Eddy seguía acercándose como estaba previsto, pero, estando aún un poco lejos de Jonyo, realizó una voltereta con más fuerza que las anteriores consiguiendo recorrer una mayor distancia de la normal. De esta forma, aterrizó al lado de Jonyo apoyándose con las manos y le golpeó con los pies en la cara. Jonyo cayó al suelo y estuvo aturdido unos segundos. Finalmente se levantó y notó un extraño sabor en la boca. Escupió y pudo apreciar su saliva llena de sangre.

“Era una finta. Me has engañado” dijo Jonyo al levantarse.

Bad luck” dijo Eddy.

“¿Qué ha dicho?” preguntó Gabriel.

“Ha hablado en una lengua muerta que se usaba en la antigüedad, se llama inglés – dijo Peter – Lo que ha dicho significa mala suerte. Me sorprende que a estas alturas aún haya gente que conozca estos idiomas”.

“Parece que un caballero sin espada no vale para nada” dijo Eddy.

“Je, lo lamento pero conmigo estás equivocado”.

“¿Qué quieres decir?”

“Lo explicaré para que hasta alguien como tú lo entienda. Verás, existen casos como los que tú dices, caballeros que necesitan de su espada para utilizar el poder de su elemento, sería el caso de Fidel, pero aunque le haga falta su espada para desplegar todo su potencial, no está en desventaja frente a los demás ya que casi siempre la llevamos encima. Existe después un tipo de caballero que puede utilizar su elemento sin espada, pero con ella lo controla mucho mejor, es el caso de Gabriel y Reik; y por último, hay caballeros que controlan a la perfección su elemento independientemente de si tienen espada o no, como Arturo y yo. De todas formas es algo que se consigue con entrenamiento y que todos alcanzaran más tarde o más temprano”.

“¿Intentas decirme que Arturo y tú sois los caballeros más fuertes?” preguntó Eddy.

“No te confundas, yo no he dicho eso. Como ya dijo Reik todos tenemos más o menos la misma fuerza. Además, tú no lo sabes pero varios caballeros fueron separados de su maestro nada más terminar su entrenamiento básico. Sin embargo, yo estuve con el mío hasta hace un par de días, por lo tanto es normal que tenga un mayor control de mi elemento. Eso sin contar que mi maestro sólo me instruía a mí, en el caso de Arturo y Fidel su maestro entrenaba a cuatro personas, entonces es más difícil aprender”.

“Eso ahora mismo da igual, sea o no como tú dices, Gabriel perdió el combate, y según tú también controla su elemento casi tan a la perfección como tú, y además tú vas a perder ahora mismo” dijo Eddy y se lanzó al ataque.

Avanzó rápidamente hacia su adversario con el fin golpearle de frente con los puños.

“No viene haciendo acrobacias, así será muy fácil bloquear su ataque”.

Jonyo detuvo el puñetazo sujetándolo con la mano, en ese momento se creó un pequeño forcejeo y Jonyo notó que estaba retrocediendo.

“Es extraño – pensó Jonyo – desde que ha hablado en inglés siento que dos energías distintas emergen de su cuerpo, pero eso es imposible. Eso sin contar que sus fuerzas han aumentado considerablemente, no entiendo como puede costarme tanto contener un simple puñetazo. Aquí pasa algo raro”.

“Dos energías... es realmente extraño, ¿tú también lo has notado, Peter?” preguntó Arturo.

“Sí, nos hemos dado cuenta todos, ¿de dónde provendrá esa segunda energía?”

Jonyo dejó de contener su puño a la vez que se apartó rápidamente y como Eddy continuaba haciendo fuerza salió disparado hacia delante hasta llegar al límite de la superficie de combate.

“Mierda, me voy a caer” pensó Eddy.

Perdió el equilibrio y comenzó a descender hacia el césped, el cual se le iba acercando cada vez más. Cuando estaba ya muy cerca de tocar el suelo, Jonyo le agarró por el cuello de la camisa y le lanzó al interior del área de combate, donde Eddy cayó de culo.

“No quiero que la final acabe así – dijo Jonyo – el público estaría decepcionado”.

“Gracias, ha sido todo un detalle por tu parte”.

“Mi generosidad no acaba aquí, voy a hacerte otro regalo”.

“Me siento halagado, ¿de que se trata?”

“Voy a utilizar contigo una técnica que me estaba guardando para una emergencia”.

“Que amable, y, ¿en que consiste esa técnica?”

“Ataca y lo verás”.

“No me lo digas dos veces”.

Eddy se lanzó al ataque y Jonyo cerró los ojos.

“Su primer golpe será... – pensó Jonyo – una patada a la cabeza”.

Eddy atacó como Jonyo había previsto y lo esquivó tranquilamente moviendo la cabeza. Después, abrió los ojos, le agarró de la pierna con la que había intentado la patada y le lanzó hacia el exterior del área de combate. Eddy logró controlar la caída y se apoyó con las manos justo en el límite del área. Desde esa posición, haciendo una voltereta hacia atrás, recuperó el equilibrio y retomó la ofensiva.

“Lo ha esquivado con los ojos cerrados, - pensó Eddy - ¿quiere decir eso que sabía como iba a atacar? No, eso no es posible, ha debido ser casualidad. Probaré de nuevo”.

Avanzó dando volteretas para intentar pillar por sorpresa a su adversario, el cual volvió a cerrar los ojos con toda confianza. Una vez le tuvo en su punto de mira le atacó con un puñetazo desde el cielo que fue esquivado de nuevo sin ninguna dificultad. En ese momento Jonyo abrió los ojos de nuevo y le propinó una patada en la barbilla que le lanzó varios metros hacia delante. Eddy se levantó, se limpió la sangre de la boca y se colocó de nuevo en posición.

“Casualidad..., ha tenido que ser casualidad, no hay forma de que puedas prever mis movimientos, ¡no existe nadie capaz de hacerlo!” exclamó Eddy y volvió a lanzarse al ataque.

Intentó una nueva patada, esta vez al pecho, y también fue esquivada sin esfuerzo, pero es no desanimó a Eddy. Continuó atacando con todo tipo de golpes dirigidos a cualquier parte del cuerpo, pero todo era inútil. Cualquier ataque, fuera cual fuera su dirección o su fuerza, era esquivado por Jonyo con toda facilidad. Finalmente, Eddy optó por retirarse unos metros y recuperar fuerzas.

“Dime, Jonyo - dijo Eddy jadeando - ¿cómo lo haces? ¿De qué forma predices todos mis movimientos?”

“¿Sorprendido? – preguntó Jonyo sonriendo – Está bien, te lo explicaré. Todo es gracias a mi elemento”.

“¿Tu elemento?”

“Exactamente. Verás, todos los seres vivos, cuando hacen un movimiento, por pequeño que sea, generan electricidad para conseguirlo, y gracias a mi gran control de mi elemento, soy capaz de percibir esa electricidad. Sin embargo, es una cantidad tan pequeña, que incluso para mí, percibirla requiere una gran concentración, de manera que en esos momentos no puedo ni siquiera atacar, ya que si me moviera un solo milímetro perdería la concentración y dejaría de notar esa electricidad”.

"Con que se trataba de eso".

"Girar levemente el puño o la pierna en la dirección en la que vas a atacar, fijar el objetivo con la mirada o algo tan simple como tensar el músculo en el momento del golpe. Todos estos movimientos tan inconscientes e inevitables que, a simple, pasarían desapercibidos, soy capaz de captarlos".

“Es una buena técnica, pero no me ganarás sólo esquivando, lo único que conseguirás será perder el tiempo corriendo de un lado a otro, y cuando estés demasiado cansado como para moverte, te ganaré. Además se te olvida algo, aunque puedas predecir mis ataques, no te servirá de nada si no puedes evitarlos, me basta con que mis golpes sean más rápidos que tu velocidad de reacción”.

Eddy comenzó a atacar salvajemente a su adversario y éste se limitó a esquivar los golpes.

"Otra vez esa segunda energía - pensó Jonyo - ¿de dónde vendrá? Bueno, eso ahora no importa, no puedo ganar el combate únicamente esquivando sus ataques, tengo que pensar también en iniciar una ofensiva".

"¡Vamos, ataca de una vez!"

Jonyo, cansado de seguir a la defensiva, aprovechó un golpe que esquivaba de Eddy para asestarle una patada en la cara, la cual obligó a Eddy a retroceder unos pasos.

"Parece que ya te has animado, ahora no podrás predecir mis ataques".

"El combate se decidirá con el próximo movimiento" pensó Mesa.

Eddy saltó y comenzó a dar una voltereta en el aire. jonyo saltó también y echó el puño hacia atrás para cargar un golpe más fuerte. El público miraba atento sin pestañear el desenlace de la gran final.

"¡Esto se acabo! - exclamó Jonyo - ¡¡¡Lighthing Plasma1!!!"

Eddy prosiguió con su voltereta, extendió una de sus piernas y aprovechando la velocidad estrelló el talón en el cráneo de su adversario. A su vez, Jonyo acertó con su puño en el estómago de Eddy. Al entrar el puño en contacto con su adversario, emergieron de él multitud de rayos que le arrasaron atravesando todo su cuerpo. Después de que estos dos fieros ataques se llevaran a cabo en el cielo, ambos participantes cayeron violentamente al suelo. Jonyó aterrizó de espaldas estrellando de golpe todo su cuerpo en la superficie de combate y Eddy cayó dando vueltas hasta acabar de lado sufriendo espasmos crónicos en distintas partes de su cuerpo. A pesar de que los dos seguían conscientes, ninguno era capaz de levantarse. El público animaba enérgicamente a ambos participantes para que se levantara uno de los dos y hubiera un ganador o que se levantaran los dos y continuaran su encuentro, pero ellos permanecían en el suelo, exhaustos y sin fuerzas.



Lighthing Plasma = Plasma Relampagueante

7 comentarios:

Dani_______MiG dijo...

FELICIDADES X EL AÑITO!!!! y caxo de combate... q seran esas 2 energias... q curioson jajajaja, bua bua el cambate ha estao to bien pero q mu wen, spero q los caballeros no terminen nunca. Un saludete

_Dani_Rhoads_ dijo...

Muy buen combate. Enhorabuena, has conseguido crear una serie que nos tenga en vilo a todos esperando un capítulo nuevo cada semana ;). Sigue así

Ah, y felicidades por ese año

Iván dijo...

Felicidades por lo de tu relacion. Cabron como puedes dejarnos con tantas GANAS!!!!!!!!! joder ya q me habia puesto al dia. Bueno el capitulo bueno capitulaza esta muy bien. Eddy del teken no ???? jejejje bueno q me ha gustado mucho bye.

Jon dijo...

Mis felicitaciones al escritor y novio.Las dos energias...creo que el mesa estaba poniendo el combate mas interesante porque se estaba aburriendo,lo que todavia no se sabe es si ha sido doble K.O,o si uno de los de los contrincantes se levantara o los dos quien sabe,me ha gustado mucho el capitulo,una de las razones por supuesto porque lucho yo pero hasta ahora siempre han estado muy bien los capitulos espero que sigas asi.
Un saludo a todos.

Raiden dijo...

eeeeeeeee q wapo a sio el episodio,como puedes ser tan perro e dejarnos con la intriga????.Felicidades x el aniversario,me alegro mazo x vosotros aceis mu wena pareja,ojala sigais siendo muy felices durante mucho tiempo.

R®Ss dijo...

Felicidades!! (aunque algo tarde xD)

Anónimo dijo...

~Avanzó rápidamente hacia su adversario con el fin golpearle de frente con los puños.

~pero es no desanimó a Eddy.

~"¡Esto se acabo!

~Jonyó aterrizó de espaldas

*Si es que no puede ser, luchar contra Eddy siempre se ha considerado trampa, con apretar "X" y "O" alternando y sin parar ya tienes un 50% de ventaja ¬¬ xD