martes, 21 de agosto de 2007

Episodio II v 1.1

Título: N/A

Tamaño: 3

Dedicado a: Yolanda Calvo



Episodio II

L

ejos de allí, en una isla llamada Konoha, en el castillo de la Fiera Deidad, en la sala principal, se celebraba una reunión en la que estaban tres de los nueve guerreros oscuros que quedaban, Yolien, Luigi y el Silenciador de Halitosis.

"Ahora que Duckman ha muerto, alguno de nosotros debe ocupar su lugar" comentaba Luigi.

"¿Y quién pretenderá ir sabiendo como ha acabado Duckman?" exclamó el Silenciador de Halitósis.

“Cualquiera – contestó Luigi – los perdedores siempre acaban así y eso no tiene porque ocurrirnos a los demás”.

"Yo iré - dijo Yolien - no tengo miedo a esos caballeros, les haré papilla con mis armas blancas".

Y nada más decir esto, salió de la sala, se embarcó en su avión casero y fue derecha hacia el castillo de Slayers.

"Quizás alguno de nosotros debiéramos haber ido con ella, ya que está en inferioridad numérica" proponía Luigi.

"No, su manejo de las armas blancas es infinitamente superior a cualquiera de las técnicas de sus enemigos" comentaba el Silenciador de Halitosis.

Mientras, en Petoria, a la mañana siguiente, un nuevo personaje entraba en el castillo, al ver el muro derribado y una gran grieta en el suelo fue a alertar a los cuatro caballeros.

"Mi señor Arturo, ¿está usted bien? He visto los desperfectos en la parcela y creí que les había pasado algo".

"Ah, hola David, gracias por tu preocupación, sí, es cierto, ayer nos atacaron y causaron los destrozos de allí fuera, me temo que tú vas a ser el encargado de repararlos, perdona por las molestias, pero damos gracias de estar todos vivos".

"No se preocupe mi señor Arturo, para eso estoy aquí, y me alegro de que estén todos sanos y salvos, con su permiso, me retiro a cumplir con mi cometido".

David era un criado de los caballeros leal y servicial, y que casualmente ayer tenía el día libre y por eso Verónica estaba preparando el almuerzo mientras Arturo limpiaba.

En seguida se puso a trabajar. Primero arregló el muro que había destruido Duckman y comenzó a tapar la grieta que había causado la espada de Fidel. En plena tarea, feliz de poder ayudar a sus señores, se paró a descansar, y en ese momento una sombra se abalanzó sobre él y alguien le clavó un destornillador en el costado.

"Tranquilo, no te mataré... todavía" susurró una voz tenebrosa.

Los cuatro caballeros captaron la disminución de energía de David y la gran energía negativa de Yolien y rápidamente aparecieron para analizar la situación, lo único que pudieron hacer fue ver como el avión se alejaba con su amigo herido.

"¡¡¡Si queréis volver a ver a vuestro amigo, reuniros conmigo en la oscura cueva que hay en esta isla al anochecer para decidir su destino en una batalla a muerte!!!" exclamó Yolien desde el avión.

"Allí estaremos" dijo Arturo.

"¿Quién será esa gente que tiene tanto afán por destruirnos?" decía Fidel enfadado.

"No lo sé - dijo Arturo apretando el puño - pero pagarán por lo que nos están haciendo con la vida".

A la hora del ocaso estaban dentro de la oscura cueva, tras avanzar durante un rato con una notable tensión divisaron la luz de una vela, corrieron hacia esa luz y al llegar vieron a David inconsciente, colgado por los brazos y con una herida que aún había dejado de sangrar completamente; debajo suya había una gran olla con ácido, las cuerdas que le colgaban de los brazos estaban colocados a un extraño mecanismo, y en su comienzo se encontraba Yolien, y detrás de la misma estaba una vela que iba quemando una cuerda lentamente.

Yolien era una mujer que no superaba los 30 años de edad, tenía los cabellos y los ojos oscuros, llevaba un peinado moderno, y unas gafas con una montura tan horrible que te estremecías al verla.

"Soy Yolien, una de los diez guerreros enviados para destruiros, ahora mirad detrás de mí - señaló detrás suya con el pulgar de su mano izquierda - esa vela está quemando la cuerda, cuando ésta se consuma se soltará la piedra que sostiene, ésta, al caer, chocará con otra piedra colocada en el suelo y una plancha metálica, al chocar, provocará una chispa de electricidad que será conducida por la plancha hasta ese pequeño charco de agua, que, al conducir el agua la electricidad, multiplicará su fuerza y alimentará a un motor que hará girar la polea y vuestro amigo caerá lentamente en el ácido y morirá. Resumiendo, si no me matáis y rescatáis a vuestro amigo antes de que se queme la cuerda no volveréis todos a casa".

"¡Entonces la solución es muy fácil!” exclamó Isabel y acto seguido desenvainó su espada y se lanzó contra ella.

“Puede que no sea tan fácil - pensó Verónica - tanto su chaleco como sus pantalones tienen muchos bolsillos, eso le restará velocidad, así que supongo que no llevará cosas por capricho, todo eso sin contar el arma que lleva a su espalda".

Yolien sacó de uno de sus bolsillos un pequeño martillo y bloqueó el ataque de Isabel, y con el otro brazo sacó un punzón y se lo clavó en el hombro, ésta se retiró dolorida.

"Deberíais pensar antes de actuar - aconsejó Yolien - o moriréis demasiado rápido".

"Grrr, ¡¡¡tú eres quien va a morir!!!" gritaba Fidel.

Fidel se lanzó contra Yolien, ésta bloqueó su ataque con una pequeña hacha, a su vez le clavó un destornillador de estrella en cada una de sus rodillas, el cual, herido, cayó al suelo sin poder andar, momento que aprovechó Yolien para propinarle una patada que le precipitó hacia sus compañeros.

"Esta vez ataco yo" exclamó Yolien.

Sacó dos escofinas de sus bolsillos y se precipitó hacia Arturo, que se defendió perfectamente y además consiguió asestarle un corte, pero sin efecto alguno.

"¿Por qué no sangrará? pensó Verónica.

"Muy sencillo, mi vestimenta está recubierta de papel de lija, y me ha protegido de tu ataque, tendréis que darme dos veces en el mismo sitio para herirme".

Entonces sacó de su espalda un enorme serrucho y fue hacia Verónica.

"Zombie Shookan1” dijo Verónica.

Dos zombis aparecieron para protegerla recibiendo el ataque.

Después aparecieron cuatro zombis más, que sujetaron a Yolien hasta paralizar sus movimientos e impedir que atacase.

"¡¡¡Ahora, Arturo!!!".

En aquel momento se terminó de quemar la cuerda y cayó la piedra.

"¡Ya es demasiado tarde!" dijo Yolien.

"¡¡No lo es!!" dijo Arturo, y usó todo su poder para asestar un golpe final que la partió por la mitad de arriba a abajo.

La chispa que llevaba a David a la muerte estaba ya viajando por la plancha metálica, Fidel, tumbado en el suelo, en un acto desesperado, sacó un destornillador de una de sus rodillas y lo lanzó hacia el motor, destruyéndolo y evitando que David muriera en aquel ácido. Rápidamente desataron a David. Verónica y Arturo cargaron con los heridos.

"Volvamos a casa" dijo Arturo.

Zombie Shookan = Invocar Zomibis

9 comentarios:

The_Storm_Age dijo...

Mooooooooooolaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, jejeje. Aunque no se a qué profesor encarna Yolien pero bueno. A ver cuando viene el siguiente. Sigue así, buen trabajo. Pd: El enemigo final será Manolo?

friki dijo...

wennas este si q triunfa, me acuerdo los viejos tiempos cuando lo escribiamos jajaj esperare con impaciencia al siguiente capitulo, esto se pone interesante... pd:tienes q meter al mesa

Juanmax dijo...

como mola!!!!!!! está mazo de wapa, como el 1º

Sergio dijo...

El capítulo 2 también mola mazo, sigue así, SUERTE!!!!!!!! Sergio.

Raiden9339 dijo...

tas como una cabra.Ta triunfando mazo.Lo siento x habert gritado tio.de veras.No t cabrees porfa.Es q llebo una mala semana y estoy muy extresado con los examenes.veo q lo a leido mazo de jent.me alegro.Esta bien la historia.Keremos ver el episodio 4

__-__MiG__-__ dijo...

Esta to bien la historia espero q haya mas entregas de estas jejejeje, y tio haz al mesa el malo final jejejeje

Iván dijo...

en vez de serrucho aber puesto motosierra, en lugar de destornillador una taladradora

alexq_capoeira dijo...

jajaja me parto , k cabrona se lo merecia, m suspendio tecnologia,jajqaja superingenioso el artilugio para matrar a david, no podia ser otra mas k ella

Celia dijo...

jolines este capitulo esta muy chulo , te has montao bien la trampa que hizo Yolien a David para que muriera que sanginario que eres...muy chulo