martes, 21 de agosto de 2007

Episodio III v 1.1

Título: N/A

Tamaño: 2'25

Dedicado: Digna Gómez


Episodio III

D

e vuelta en Konoha, en el castillo Fiera Deidad, Luigi y el Silenciador de Halitosis se sorprendían de como Yolien había sido derrotada.

"Esto no funciona, esta vez tiene que ir alguien poderoso, que estemos seguros de que no cometa el gran error de fracasar" decía Luigi.

"No eres el más indicado para decir esa frase" dijo una voz.

Ambos se estremecieron al oír esa voz, y giraron lentamente la cabeza hacia un lado de la sala en la que se encontraba, allí sentado en un gran trono, estaba un extraño ser que desprendía una gran energía negativa, a su espalda había una enorme ventana por la que se veía el exterior, era de noche y además caía una gran tormenta eléctrica, por lo que al estar a contraluz de los relámpagos y los rayos, no podía vérsele la cara, solo la sombra de su tenebrosa figura.

"Esos dos han muerto porque eran unos inútiles que no sabían utilizar los poderes que poseían, y el precio por su error ha sido su vida, ahora no cometeremos el estúpido acto de enviar a cualquiera que puedan derrotar".

"Pero entonces... ¿a quién enviamos?" preguntó el Silenciador de Halitosis.

"Muy sencillo, si han sido capaces de defenderse contra ataques físicos, lo mejor es que empleemos ataques psíquicos o psicológicos".

"Y en ese campo a quien mejor tenemos es a..."

"Dikna, exactamente"

Luigi salió de la sala e hizo llamar a unos guardias para que informaran a Dikna de su misión, una vez hecho salió a cumplir con su cometido.

Volviendo a Petoria, los caballeros se recuperaban satisfactoriamente de sus heridas, ya que no eran profundas ni tampoco les habían alcanzado en ningún punto vital, pero debían seguir guardando cama. Arturo y Verónica, que habían salido intactos de la anterior batalla, discutían sobre la situación.

"Tal vez debiéramos de averiguar de donde vienen esos guerreros que atentan contra nuestras vidas".

"No será necesario - dijo Arturo – dijeron q eran diez y solo hemos eliminado a dos, cuando venga el siguiente le sacaremos la información".

"Tiene sentido, tratándose de ellos, no creo que tarden en llegar".

El sonido de un avión aterrizando llegó a oídos de Arturo y Verónica, quienes fueron rápidamente al jardín. De aquel avión salió una mujer de mediana edad y estatura, cabellos castaños rojizos a media melena, rostro poco configurado y algo pecoso, ojos oscuros y poco pecho.

"Me llamo Dikna y he venido a destruiros ¿os he causado buena impresión?".

"¿Pero esta tía de que va? - pensaba Verónica - Pues claro que no. Además de ser fea vienes a destruirnos, ¿cómo alguien así nos va a causar buena impresión?".

"¡¡¡No me repliques!!!".

"Por vuestra culpa dos compañeros nuestros y nuestro criado están heridos, no os lo perdonaremos".

"Tú eres un gran ejemplar para realizar mi técnica, ¡¡Ninpou Shintenshin no Jutsu1!!".

Una extraña luz se lanzó contra Verónica y el cuerpo de Dikna cayó al suelo, Verónica estuvo parada un momento, cabizbaja, luego levantó la cabeza y mostró una sonrisa malévola, después empezó a atacar a Arturo, el cual, sin saber que había ocurrido, se limitaba a esquivar perplejo los ataques.

"¿Qué estás haciendo, Verónica?”

"Yo no soy Verónica, soy Dikna, que controlo su cuerpo y su mente ¿serás capaz de atacar a tu compañera? ¡¡¡Jajajajaja!!!".

"Grrr, eso es juego sucio Dikna, es chantaje emocional, lo pagarás con tu vida".

Mientras seguía esquivando los ataques de Dikna controlando el cuerpo de Verónica, pensaba una forma de vencer ese combate, un combate en que tendría que hacer una elección, la victoria o la vida de Verónica, hasta que se le ocurrió una forma de poder conseguir salvar la vida de su compañera y encima ganar el combate.

"Eh, Dikna, ¿cómo es que te has adueñado de un cuerpo tan débil como el de Verónica, siendo yo el más poderoso de los cuatro caballeros?"

"¿Por qué dirá eso - pensó Dikna - ¿será algún tipo de trampa? No... no puede haber ninguna trampa en sus palabras, porque, si lo que pretende es ofrecer su cuerpo para que Verónica nos mate a los dos, lo que no sabe es que después de haber sido sometido a esta técnica, la víctima está inconsciente por un rato".

"Está bien - gritó - te controlaré a ti en vez de a ella si eso es lo que deseas"

En ese momento Arturo cambió de lugar de un pequeño salto.

"No te servirá de nada huir, ¡¡¡ Ninpou Shintenshin no Jutsu!!!".

"Ha picado" pensó Arturo.

Cuando la luz se dirigía directamente hacia él, cogió el cuerpo de Dikna, que se encontraba a su espalda, y antes de que la luz llegara al cuerpo, le dio dos grandes cortes horizontales que lo cortaron en tres trozos, y Dikna entró en su propio cuerpo partido en trozos, lo que le llevó a la muerte.

Arturo cogió a Verónica en brazos y mientras caminó hacia el interior del castillo.

"Al final no hemos podido sacarle ninguna información".



Ninpou Shintenshi no Jutsu = Técnica del control del cuerpo y mente

6 comentarios:

ņ€µ€å dijo...

RuB k bOnitO...

Iván dijo...

SIGUE ASI¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ para cuando el episodio 4???????????????????

Playmaníaco dijo...

en general sta muy bien, y como t dije ants: " hay q tner muxa imaginación para inventar una historia así".

alexq_capoeira dijo...

esta vez mas cortos eh? como se nota k llegaban los examenes... jajaj estan genial, has pensado en recopilarlos al acabar?

Celia dijo...

jolines que chula la primera temporada me ha gustado mucho , y mu weno lo de : "¿os e causado wena impresion?" jeje me encanta

makferson dijo...

ey tio esta to bn y espero ke esta historia tenga fama mundial sea un best seller y se haga una pelicula en holliwood cn spliberg de director asi me comprarias una casita en la playa ... weno dew y asta otra fiera